El Cuaderno de Claves

El otro día me vino a la cabeza lo que me ocurrió hace unos meses con una clienta. Me llamó porque no encontraba la clave de acceso a uno de los servicios.

Me preguntó si tenía yo la clave para poder enviársela, como era de esperar, le comenté que no, que era consciente de que empleaba ese servicio pero no conocía ni su usuario ni su clave.

Aquí es donde empieza la película, ¿has pillado un buen sitio? ¿y unas palomitas?

Le comenté que accediese a la web del servicio, uno conocido del gigante de Redmond, y tratase de recuperar la clave mediante ese famoso «He olvidado la contraseña«.

Hubiera ido todo como la seda de no ser porque tampoco se sabía su nombre de usuario, ni el teléfono al que lo tenía vinculado (dispone de varios teléfonos de empresa).

«Recuerdo haber apuntado la contraseña en un cuaderno, junto con el usuario»

Le comenté que para poder recuperar la contraseña y, por tanto, el acceso a la cuenta, necesita al menos el usuario o el teléfono (ambos estaría genial). Me dijo que lo iba a buscar y me llamaba.

Pasaron dos días hasta que volvió a contactar conmigo, se la notaba algo más relajada ya que había encontrado el «cuaderno con las contraseñas».

Vuelve a acceder al sitio web, introduce usuario y contraseña. ¡Vaya! «Usuario o clave incorrectos«. Sin darle más importancia se dice para sí misma que ha metido mal algún número o letra, que lo va a volver a intentar.

La verdad es que en su hoja se veía bien clara la contraseña, así como el usuario. Probó 2 veces más y siguió en sus trece de que había metido mal alguno de los caracteres. De repente, pasó lo previsible: Usuario bloqueado temporalmente.

Bueno, algo sabíamos, el usuario era el correcto, el problema estaba en la contraseña.

Pasados unos minutos se dio cuenta de que le había pasado algo parecido unos días atrás y, como era de esperar, cambió la contraseña en su hoja mental de contraseñas. Así es, estás pensando bien, no actualizó el cambio en su «cuaderno de claves» dado que no tenía el cuaderno a mano.

Ese día, a la tarde, tenía el usuario desbloqueado y podía volver a intentar recuperar la contraseña. De modo que volvimos a la carga.

«Odio esto de las contraseñas, es un engorro» comentaba ya algo tensa.

Ya con el usuario, y con teléfono (que oye, lo acertó a la primera), pudimos recuperar la clave y aquí venían los nuevos requisitos: mínimo 8 caracteres, mayúsculas, minúsculas, números… Empezó a probar claves, la primera la que tenía, y no cumplía los parámetros.

Le comenté que generase una clave fuerte con un generador de claves y que luego la enseñaba a manejar un gestor de contraseñas.

Fue imposible, estaba obcecada en que tenía que ser una clave muy fácil para recordar y que la iba a apuntar en su cuaderno de claves, que no le iba a volver a pasar lo mismo porque iba a dejar el cuaderno siempre en la oficina para cuando tuviera que hacer algo.

¿A que no adivinas que pasó unos días después? Venga, voy a ser bueno, te dejo pensar…

Se le volvió a olvidar la clave, esta vez estaba en su casa y optó por bajar a su oficina (que la tiene al lado de casa) a por el cuaderno. Esta vez fue ella quien me preguntó si había alguna forma de poder acceder a sus claves desde cualquier lugar y sin tener que estar pendiente del cuaderno.

Gracias Señor, por fin empezaba a entrar en razón.

Le comenté la herramienta que yo empleo en mi día a día, tanto para generar claves como para almacenarlas, y ahora ya era otro cantar.

Esta vez le pareció una maravilla y dijo que la empezaría a emplear. Palabras textuales: «¿Por qué no me has hablado de esto antes?«, esto me dejó a cuadros, claro, pero había que entender que la mujer en ese momento estaba tensa y no escuchaba a nadie.

A día de hoy existen múltiples herramientas para poder gestionar y almacenar las claves de una forma fácil, segura y rápida.

La semana que viene, el día Miércoles 28 de Abril a las 13:00, realizaré un webinar gratuito sobre la gestión de contraseñas con el gestor LastPass. Inscripción gratuita.

(Haz click en la imagen para apuntarte y descargar la guía)

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Mikel de Luis

Mikel de Luis

Soy Mikel de Luis, Mecánico Digital. Reparo y te soluciono los problemas vinculados a la informática y la tecnología. Especialista en WordPress. No te lo pienses 2 veces y hazme tu aliado informático.

Suscríbete para no perderte nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja de perder tus contraseñas

Apúntate ahora al webinar donde te enseñaré a gestionar las contraseñas de una forma sencilla y segura.

Miércoles 28 de Abril a las 13:00 (hora peninsular)

Ir arriba